Mantener el cofre del vehículo limpio es fundamental ya que en él se encuentran, mayormente, los filtros antipolen y los limpiaparabrisas. En nuestro día a día no solemos prestarle mucha atención, ya que la suciedad que acumula no se ve a simple vista, por el simple hecho de que se cuela debajo del capó.

Es importante que de vez en cuando nos preocupemos de mirar si hojas, sobre todo en el cambio de estación, o polvo, si se ha recorrido un tramo sobre caminos o si el coche lleva mucho tiempo aparcado, se han alojado en este espacio ya que, de ser así, puede provocar que los desagües de la zona de los limpiaparabrisas se obstruyan, derivando en la entrada de agua en el interior del coche, pudiendo mojar la parte trasera del asiento del copiloto.

Otro «problema» que puede ocasionar tener el cofre sucio, es que se obstruyan los filtros antipolen.

¿Cómo saber que el filtro está sucio?

Los principales síntomas de que el filtro está obstruido son:

  • El ventilador de aire del habitáculo parece no tener potencia.
  • El interior del coche huele fuerte nada más encender el climatizador.
  • Los cristales se empañan con frecuencia o resulta complicado desempañarlos.
  • El aire acondicionado parece enfriar menos de lo habitual.

Todos estos síntomas pueden derivar en alergias, resfriados o enfermedades de los pasajeros y del propio conductor del vehículo. Esto no se arregla con un simple lavado. Es conveniente cambiarlo ya que ayuda en temas de higiene como de seguridad.

Si quieres saber que tu filtro está en buenas condiciones no dudes en pedir cita para hacerle una revisión.

PIDE TU CITA PREVIA