¿Qué tres cosas de tu coche debes revisar más en verano?

Ya está aquí el calor, agosto llega pegando fuerte y las vacaciones de verano son la norma para muchas familias. Es ahora cuando más importante es tener el coche a punto, algo que se debería hacer siempre y sin importar la fecha, pero dado que ahora nos disponemos a realizar viajes largos con toda la familia se presenta como un momento ideal.

Hay tres elementos que deberías revisar mucho más que los otros en la época estival, tres como mínimo, pero muy importantes.

Las ruedas

Uno de los más importantes, son los neumáticos. No sólo porque la DGT pueda hacer campañas de control y te lleves una multa, eso es lo de menos y aunque mucha gente crea que en verano los neumáticos son seguros incluso con poco dibujo pero eso no es cierto. Hay dos razones fundamentales:

  • El calor: este desgasta mucho más los neumáticos que en invierno, lo que hace que unos con poca banda de rodadura se puedan volver planos en poco tiempo.
  • Las tormentas de verano: cuando cae una tromba de agua potente coma una tormenta de verano lo normal es que caiga muchos litros en poco tiempo. A diferencia del invierno, circular aquí es todavía más peligroso.

También es importante revisar la presión de inflado, aunque esto debería ser revisado mínimo cada 15 días. Con el calor el aire aumenta la densidad y la presión aumenta, pero cuando se enfría, el neumático pierde presión. Tanto una como otra situación no son recomendables lo ideal es circular en la presión recomendada por el fabricante. Recuerda añadir más aire si vas a circular cargado con la familia y maletas, revisando la presión en frío, es decir, no habiendo recorrido más de dos kilómetros. El fabricante suele darte la presión exacta en el manual o en alguna pegatina por el coche (en el hueco de las puertas o en la tapa del depósito).

El aire acondicionado

Pero los neumáticos no son lo único que debes revisar a fondo en verano. El aire acondicionado o el climatizador también necesitan cierto mantenimiento. Tuberías, correas, filtros, la carga, etc. De hecho, un 30% de los vehículos que pasan por el taller en verano suelen tener algún problema con este sistema.

Mantenerlo al día es vital para que no nos dé fallos. Imagínate estar parado en un atasco con 40 grados en un coche negro sin aire acondicionado, te puedes morir (literalmente) allí dentro.

El sistema de refrigeración

Por último, en forma de prioridad, presta mucha atención al sistema de refrigeración. Comprueba los niveles de anticongelante y fíjate en que el electroventilador de tu coche esté en buen estado, así como el refrigerador, etc. Esto último mejor que lo revise un profesional.

El coche tiende a calentarse mucho más en verano y un sistema de refrigeración con poco líquido o que no refrigere de forma adecuada puede llegar a producir daños graves en el mismo.