5 líquidos del coche que debes controlar

Entre tantos detalles y elementos que hay que revisar del coche, los líquidos son un apartado fundamental que no debemos dejar de observar cada cierto tiempo. La parte mecánica y los repuestos también llevan una atención especial, pero créenos cuando te decimos que si un líquido no está en sus niveles óptimos puede producir efectos secundarios que no jugarán a favor del buen estado de tu vehículo.

Por esta razón, si quieres un problema menos en tu coche, a continuación verás algunas indicaciones para que sigas cada cierto tiempo. Deberás revisar líquidos esenciales para diferentes funciones del vehículo. Tienes que aprender a controlarlos ya que es muy fácil.

Líquidos del coche que se deben controlar

Líquido de frenos

El líquido de los frenos es un apartado fundamental que hará que no pases sustos en tu coche cuando vayas circulando por la calle. Este tipo de líquido hidráulico se debe revisar por lo menos dos veces al año, cuando el motor del coche esté frío y con la ayuda de un tapón, preferiblemente de color negro. Si ves que el nivel está bajo, es momento de realizar el cambio para evitar problemas mayores.

Refrigerante

No menos importante que el anterior, el refrigerante es una parte fundamental del vehículo que puede evitar altas temperaturas que dañen el motor. Comúnmente compuesto de anticongelante concentrado y agua destilada, este líquido se debe revisar entre los 20.000 y 30.000 kilómetros, debiendo sustituirlo cada dos años o 40.000 kilómetros aproximadamente.

El aceite, otro que no debe faltar

El aceite es el lubricante que permite reducir la fricción de las partes móviles del motor del vehículo. Muchos usuarios no le dan la importancia que se merece, pero lo cierto es que este líquido es uno de los más importantes. Para comprobarlo, deberás sacar y limpiar la varilla de medición; aquí verás si el nivel es óptimo o muy bajo. Se recomienda revisar el aceite del motor cada mes o cada 15 días, dependiendo del modelo de coche. Igualmente, se debe cambiar este líquido cada 5.000 o 30.000 kilómetros, todo dependiendo del tipo de aceite usado. Eso sí, siempre una vez cada año, como mínimo.

Líquido de dirección

Este líquido se debe revisar en los coches con dirección asistida hidráulica o electrohidráulica cada dos veces al año. A diferencia de los anteriores, puedes medir la cantidad que contiene con el motor caliente, realizando el mismo procedimiento que con el aceite del motor.

Líquido del limpiaparabrisas, despreciable a primera vista pero tan importante como los anteriores

Y terminamos con un líquido que puede parecer despreciable y mucho menos importante que los anteriores: el agua del limpiaparabrisas. Aunque probablemente lo veas de esa forma, debes saber que mantener el nivel de este líquido en estado óptimo puede evitar problemas en carretera. Para llenar el recipiente con el líquido, debes utilizar un embudo. Revísalo por lo menos cada trimestre y llénalo cuando ya tenga poco agua o si el chorro de agua pierde mucha presión.

Sigue cada recomendación al paso de la letra y tendrás menos problemas en tu vehículo. ¿Tienes alguna duda relacionada con el tema?

PIDE TU CITA PREVIA