¿Qué hace que tu coche pierda potencia en verano?

Llega el verano y estás notando que tu coche ha perdido potencia, no te extrañes, es algo habitual. El motor de nuestro vehículo suele perder potencia en verano ya que el calor extremo afecta directamente al rendimiento del mismo, las altas temperaturas te perjudicarán más de lo que crees.

Los neumáticos sufren mucho, los frenos también y el motor tampoco se queda atrás con tanto calor. ¿Quieres saber qué pasa exactamente cuando hace calor? Eso son los elementos que más sufren cuando hace calor.

El rendimiento del motor

Poco a poco, a raíz de una serie de circunstancias el motor va perdiendo caballos, ¿quieres saber qué es lo que realmente hace que pierda potencia cuando pasas los 35 grados?

  • Aire muy caliente – El motor pierde unos 5 CV de potencia (dependiendo mucho del tipo de motor) y el consumo puede subir hasta 1 litro cada 100 kilómetros. El culpable es el aire caliente que contiene menos oxígeno y hace que la mezcla se queme peor a la vez que el rendimiento cae. Si el motor tiene turbo la pérdida puede superar los 15 CV.
  • Sistema de refrigeración – Este sufre más, sobre todo a velocidades bajas ya que el electroventilador tiene que restar hasta 2 CV de potencia.  El aire acondicionado, por otra parte, puede hacer que perdamos 4 CV.

Para evitar esto lo mejor es llevar el filtro de aire bien limpio y vigilar que la temperatura del motor no llegue al rojo. Si el motor está muy caliente como medida de emergencia se puede poner la calefacción al máximo y así se libera calor del motor. En cuanto al A/C lo mejor es no ponerlo a tope ya que es perjudicial y se fuerza al máximo. Con 20 grados es suficiente.

Neumáticos

El asfalto ronda los 60 grados en verano, cuando hace calor. Si llevas los neumáticos poco hinchados tienden a desgastarse más y para evitar su desgaste prematuro lo mejor es no hacer movimientos bruscos y disfrutar de una conducción suave.

Frenos

Al frenar las pastillas y el disco se ponen a temperaturas muy altas lo que puede hacer que se sobrecalienten, frenen peor y los discos se puedan ir perforando. Lo más recomendable es no abusar del freno, en bajadas largas lo mejor es llevar una marcha corta.

Tal y como puedes ver el motor funciona mejor en verano que en invierno, pero no cuando las temperaturas son extremas. En verano los motores tienen a consumir menos cuando la temperatura es agradable porque no se necesita emplear mucho tiempo en calentar el motor a su temperatura óptima pero cuando esta es extrema es al contrario, el coche debe enfriarlo sino quiere que se dañe.

PIDE TU CITA PREVIA