¿Por qué revisar tu coche después del verano?

Haz una revisión a tu coche después de vacaciones

¿Por qué hacer una revisión a tu coche después del verano?

Son muchos los factores, pero con todos coincidimos en algo: es fundamental hacer una revisión a tu coche tras las vacaciones de verano. Por diferentes causas, nuestro coche se va desgastando; su estado no es el mismo que cuando comenzamos a rodar con él este verano y, por tanto, tenemos que echar mano de nuestros profesionales de confianza para que evalúen los cambios que ha podido sufrir.

¿Cuáles son estos factores?

Tu coche ha hecho muchos kilómetros

Es una cuestión de lógica. Después de hacerte varios viajes con tu coche, el cuentakilómetros no ha hecho más que subir. Por eso hay que ver cómo están algunos elementos del coche que necesitan atención. La presión de los neumáticos, la correa de distribución, la batería… son cosas que hay que revisar para que todo siga funcionando con normalidad.

Lo que hayas podido encontrar por el camino

En tu camino, posiblemente te hayas encontrado con obstáculos que te han hecho un poco más difícil la conducción y, además, han empeorado el estado de tu vehículo. Golpes en la chapa, arañazos, llantas desgastadas o neumáticos perjudicados por culpa de los baches. Cuántas cosas son… y todas pueden ser cruciales para que circules con seguridad por la carretera.

Tu coche puede no estar preparado para afrontar el invierno

Se acaba el verano y con él una temporada de fuerte calor, en la que tu coche se ha visto expuesto a altas temperaturas. Cuando van bajando, nadie te garantiza que el coche pueda aguantar las inclemencias del invierno: el frío, la lluvia… ¿Sabes si tus neumáticos están para circular con seguridad por una carretera mojada? ¿Tu batería está preparada para arrancar después de una fría noche? Son sustos que te puedes evitar si haces una revisión al coche antes de que llegue el invierno. Cuanto antes lo tengas a punto, mejor. Haz una buena revisión a tu coche tras las vacaciones.

PIDE TU CITA PREVIA